Search The Query
Search

¿Qué comen las tortugas?

Image

Las tortugas marinas son animales omnívoros que pueden comer una gran variedad de alimentos, como peces pequeños, gambas, moluscos, cangrejos, medusas y otras criaturas marinas. También se alimentan de pastos marinos y algas. Algunas especies de tortugas marinas pueden incluso comer sus propios huevos o carroña. En cautividad suelen alimentarse con trozos de pescado, calamares y gambas.

Tras la instalación en su terrario o acuario, ¿por dónde empezar? Cuando se cuida de un reptil de caparazón pequeño, es importante tener en cuenta su dieta, ya que las tortugas acuáticas requieren una alimentación diferente a la de las tortugas terrestres. En el Hospital Veterinario Nacho Menes le orientamos sobre el régimen de alimentación adecuado para garantizar la salud y felicidad de su nueva mascota.

Qué comen las tortugas acuáticas

Las tortugas acuáticas, incluidas las de Florida, tienen una dieta carnívora a base de grillos y gusanos larvarios, ya que necesitan altos niveles de proteínas durante su juventud. En la edad adulta, su dieta cambia para incluir fuentes de alimentos tanto vegetales como animales. La frecuencia de aparición también difiere en función de la edad. Sus hábitos alimentarios varían en función de la edad: los ejemplares más pequeños suelen comer una vez al día, los jóvenes un día sí y un día no, y los adultos dos veces por semana.

Normalmente, las personas tienen mucho apetito, sobre todo durante la juventud. ¿Ha pensado qué tipo de alimentación es necesaria para mantener la salud de los animales y aumentar su esperanza de vida? La dieta en cada etapa de crecimiento incluye los siguientes elementos.

Etapa carnívora. Cuando son pequeñas y hasta llegar a la edad adulta se alimentan sobre todo de insectos acuáticos, larvas de anfibios, gusanos, y lombrices, crustáceos y mariscos o de pequeños pescaditos vivos.

Etapa omnívora (carne, fruta y vegetales). A medida que las tortugas se van haciendo mayores su alimentación también cambia. De hecho, en su etapa adulta se suelen incorporar elementos nuevos a su dieta como, por ejemplo, raíces, hojas de plantas acuáticas, vegetales verdes como la lechuga, las espinacas o las acelgas. Incluso se añaden frutas ricas en agua como la manzana, la pera o el tomate. En caso de existir alguna carencia concreta también se pueden integrar suplementos con vitaminas, calcio y otros minerales para conseguir una alimentación más completa y equilibrada.

Sigue leyendo: ¿Qué necesito para albergar una tortuga en casa?

Qué comen las tortugas terrestres

Las tortugas de tierra que viven en nuestros hogares suelen seguir una dieta vegetariana que incluye un 90% de verduras frescas y un 10% de fruta. A veces incluso se pueden mezclar estos alimentos con un poco de pienso, especialmente preparado para quelonios terrestres. En este caso, no se recomienda que sea su alimento principal ni que la cantidad administrada supere el 25% de la porción de alimento que tome.

Por otro lado, aunque por regla general, estas tortugas no coman carne se les puede ofrecer, de vez en cuando, gusanos o un poco de huevo duro. Pero eso es excepcional. Ahora vamos a centrarnos en los alimentos que realmente recomiendan los especialistas en nutrición animal y los veterinarios. Son los siguientes:

Frutas frescas. El 10% restante de su porción de comida se completa mediante frutas frescas como, por ejemplo, la pera, la manzana o con frutas de temporada como las fresas o las ciruelas, entre otras. ¡Les encantan!

Vegetales frescos. Conforman el 90% de alimento. Es decir, prácticamente la totalidad de su dieta. Lo más habitual es que coman toda clase de lechugas, escarola, endivias, rúcula y canónigos. También otro tipo de verduras como, por ejemplo, las, acelgas, la col o las hojas de nabo. Asimismo, algunas especies de flores y plantas como la alfalfa fresca, el diente de león o los tréboles también son bienvenidas.

¿Qué comen este tipo de tortugas en la naturaleza?

La dieta de las tortugas terrestres se compone principalmente de vegetación, incluidas hojas, tallos, raíces, flores, semillas y frutos que están disponibles de forma natural. Algunas especies tienen una dieta variada que incluye insectos, lombrices, babosas, caracoles, saltamontes y otros elementos. Muchas tortugas de compañía se alimentan con una dieta rica en proteínas animales, que no se corresponde con su dieta natural y puede ser perjudicial para su salud. Las tortugas terrestres tienen una dieta variada que incluye la búsqueda de cadáveres de animales y el consumo de excrementos.

Es imposible imitar al 100% la dieta que siguen estos animales en estado salvaje, pero es muy importante intentar que se asemeje lo máximo posible para que tengan un buen estado de salud.

Su alimentación en cautividad

Antes de saber qué comen las tortugas de tierra, debes tener en cuenta su especie, pues cada una necesita seguir una dieta diferente. Las mediterráneas no deben consumir ningún animal, mientras que las tropicales sí, aunque en un porcentaje muy bajo y de forma ocasional.

  • Testudo: 70% de verduras de hoja verde, 20% del resto de verduras y un 10% de flores o frutas.
  • Geochelone: 90% de verduras de hoja verde y 10% de otras verduras. Las flores y frutas se ofrece de manera ocasional como un extra en la dieta.
  • Tortugas omnívoras como la Terrapene: 70% de verduras, 10% de frutas y 20% de proteína animal.

Una vez sabemos a qué género pertenece nuestra tortuga terrestre, debemos tener en cuenta algunas condiciones generales:

  • Los alimentos deben tener una proporción 2:1 de calcio y fósforo.
  • Los vegetales deben ser lo más variados posibles.
  • En las tortugas omnívoras, la proteína animal debe ofrecerse sólo ocasionalmente. En las tortugas vegetarianas, nunca.

Alimentos prohibidos para las tortugas

Es cierto que las frutas y verduras son alimentos muy sanos y equilibrados para las tortugas de tierra, como ya vimos en el punto anterior. Sin embargo, no todas resultan buenas, saludables o adecuadas para ellas. Vamos a ver qué tipo de alimentos se deberían evitar o eliminar de su dieta:

Las legumbres y cereales. Si tienes una tortuga terrestre no le ofrezcas nunca judías, lentejas, garbanzos, arroz, maíz, guisantes o alimentos que contengan algún tipo de grano natural.

Algunas verduras y hortalizas. Se recomienda prescindir de la remolacha, los pimientos, los espárragos, las zanahorias, las espinacas, las patatas o el calabacín porque su consumo puede llegar a provocar obesidad y problemas en el hígado de tu tortuga.

Algunas frutas. Como ocurre en el apartado anterior hay algunos tipos de fruta que es mejor evitar como, por ejemplo, el plátano, el kiwi, los melocotones y albaricoques, las uvas, granadas, kiwis y también los dátiles o cualquier fruta ácida.

Hongos y setas. Los champiñones, las setas y los hongos en general estarían prohibidos para la tortuga terrestre porque les resultan difíciles de digerir.

Golosinas y alimentos con gran cantidad de azúcar. Las chuches, golosinas, chocolates o frutas que contengan demasiado azúcar son una verdadera tentación, pero es mejor mantenerlas alejadas de nuestra adorable mascota con caparazón, si queremos que goce de buena salud por muchos años.

Alimentos de origen animal. Las carnes no son alimentos adecuados para este tipo de quelonios.

En el caso de las tortugas acuáticas, aunque son carnívoras con tendencia omnívora, tienen prohibido el consumo de alimentos proveniente de animales, como, por ejemplo, el jamón york, las salchichas o el jamón serrano. Del mismo modo los quesos, los cereales, el pan, las galletas, las frutas cítricas o incluso ciertas verduras como las espinacas o las coles pueden acarrear graves problemas de salud a tu tortuga.

Los problemas nutricionales más habituales en tortugas

Las tortugas pueden experimentar problemas nutricionales relacionados con una alimentación excesiva. La sobrealimentación puede provocar obesidad o deformidades del caparazón en algunos animales. Si no está seguro de las necesidades alimentarias de su mascota, incluido el tipo de dieta o el tamaño adecuado de las raciones, se recomienda consultar a un veterinario.

Lée también: 

Los 10 tipos de medusas en el mar
El tiburón pintarroja

Autor